PDF -Fernando Zalamea - Departamento de Matemáticas - Fernando Zalamea Universidad Nacional de Colombia
Wait Loading...


PDF :1 PDF :2 PDF :3 PDF :4 PDF :5 PDF :6 PDF :7 PDF :8


Like and share and download

Fernando Zalamea Universidad Nacional de Colombia

Fernando Zalamea - Departamento de Matemáticas

Fernando Zalamea Universidad Nacional de Colombia PDF LO DISCRETO Y LO CONTINUO Universidad Nacional de Colombiaciencias bogota unal edu co ProgramaDiscrCont pressed pdf PDF Fernando Zalameadownload e bookshelf de 62 L G 0003732662 0007615900 pdf PDF Peirce's Studies in Colombia a Brief Overvie w indiana

Related PDF

LO DISCRETO Y LO CONTINUO - Universidad Nacional de Colombia

[PDF] LO DISCRETO Y LO CONTINUO Universidad Nacional de Colombiaciencias bogota unal edu co ProgramaDiscrCont pressed pdf
PDF

Fernando Zalamea

[PDF] Fernando Zalameadownload e bookshelf de 62 L G 0003732662 0007615900 pdf
PDF

Peirce's Studies in Colombia: a Brief Overview

[PDF] Peirce's Studies in Colombia a Brief Overvie w indiana edu ~arisbe zalamea PeirceColombia pressed pdf
PDF

Zalamea, Fernando: Ariel y Arisbe Evolución y evaluación - Dadun

[PDF] Zalamea, Fernando Ariel y Arisbe Evolución y evaluación Dadun dadun unav edu bitstream 10171 31528 89660 1 PB pdf
PDF

Fernando Zalamea, Faneroscopia, filosofía natural y literatura "La

[PDF] Fernando Zalamea, Faneroscopia, filosofía natural y literatura "La unav es gep IIIPeirceArgentinaZalamea pdf
PDF

Fernando Zalamea, Horosis y cienopitagorismo para el siglo XXI

[PDF] Fernando Zalamea, Horosis y cienopitagorismo para el siglo XXI unav es gep IVJornadasArgentinaZalamea pdf
PDF

Juan Félix Burotto Francisco Ganga C Zalamea, Fernando Razón

[PDF] Juan Félix Burotto Francisco Ganga C Zalamea, Fernando Razón scielo co pdf idval v60n146 v60n146a12 pdf
PDF

Fernando Zalamea - Departamento de Matemáticas

MATEMÁTICA Y FILOSÓFICA FERNANDO ZALAMEA DEPARTAMENTO DE MATEMÁTICAS UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA – SEDE BOGOTÁ
PDF

Fernbedienungsgeräte

Knüppelgriff KG 12 10 MB - Deutsche Luftwaffe

PDF Nuendo – Fernbedienungsgeräte Synth Manuals synthmanuals 4 remote control devices de pdf PDF D \katalog 2000\Kapitel3\Ft1 c vp riccius sohn englisch pdf katalog Kapitel3 ft1 c pdf PDF D \katalog 2000\Kapitel3\fdr2 cu vp

Fernbus-Studie der TU Dresden

Der Fernverkehrsmarkt nach der Einführung von Fernbussen

PDF Transport Economics Working Papers TU Dresden tu dresden de wp tr 15 hirschhausen et al potential fernlinienbusverkehr deutschland pdf PDF Transport Economics and Other Infrastructure Working TU Dresden tu dresden de

Fernstudium Betriebswirt in afw (staatlich zugelassen) Mit BWL Basiswissen und Manager Spezialwissen zum Karriere Erfolg  afw Wirtschaftsakademie Bad Harzburg · 3 Staatliche Zulassung und Vertrauensschutz Das Fernstudium Betriebswirtschaft für Techniker und Inge (staatlich zugelassen)

  1. afw Bildungsangebot Fernstudium und Seminare
  2. afw Kompaktinformationen zum Fernstudium
  3. AFW
  4. Fernstudium Marketing-Referent
  5. staatlich
  6. afw Kompaktinformationen zum Fernstudium Personal-Referent
  7. Staatliche Zentralstelle für Fernunterricht
  8. Das MBA-Studium
  9. Studium und Beruf
  10. staatlich zugelassen

PDF FernUniversität Hagen Fachbereich Mathematik Min Cost Flow in archiv ub uni heidelberg de volltextserver 14822 1 masterfiledeu pdf PDF Fernuniversität Hagen Die totalspielchromatische Fernuni Hagen fernuni hagen de mathematik DMO ehrensperger pdf PDF

PDF Dicionário Metalúrgico Foundry Gatefoundrygate upload Dicionário 20Metalúrgico 20 20Taylor pdf PDF Código Descrição Valor A 0000100019 CONJUNTO icismep icismep mg gov br Tabela Mercedez ICISMEP ilove pdf compressed pdf

PDF ferramenta para conversão de interfaces java swing em e campeche inf furb br tccs 2008 2008 2 14 ap marcielefsevero pdf PDF Ferramenta para Conversão de Interfaces Java FURB DSCdsc inf furb br

PDF Ferramenta para Text Mining em Textos completos Repositório repositorio aberto up pt bitstream 10216 85394 143466 pdf PDF manual do software text mining suite® v 2 4 7 Intext Mining intext

Ferramentas da Qualidade

Ferramentas da Qualidade Aplicada à Análise de Eficiência - AEDB

Ferramentas da Qualidade são técnicas que se podem utilizar com a finalidade de definir, mensurar, analisar e propor soluções para problemas que Gerência da Qualidade Engenharia de Produção UFRGS 2 Sete Ferramentas do Controle da Qualidade ○ criadas visando ao controle de

  1. AS 7 FERRAMENTAS DA QUALIDADE
  2. aplicação das ferramentas da qualidade
  3. Ferramentas da Qualidade
  4. Aplicação das Sete Ferramentas Básicas da Qualidade para
  5. levantamento bibliográfico do uso das ferramentas da qualidade
  6. A APLICAÇÃO DAS FERRAMENTAS DA QUALIDADE COMO
  7. A IMPORTÂNCIA DAS FERRAMENTAS DE GESTÃO DA
  8. aplicação de ferramentas de melhoria de qualidade e produtividade
  9. Ferramentas da Qualidade Aplicada à Análise de Eficiência
  10. aplicação das ferramentas da qualidade em um processo

parlamericas uploads documents Kit de ferramentas processo legislativo e, o objetivo de uma estratégia de participação cidadã não deve ser, necessariamente, empoderar os cidadãos em cada situação Este kit de ferramentas centra se na aplicação de mecanismos de consulta, envolvimento e colaboração com a cidadania Assim, mecanismos

Home back Next

FILOSOFÍA NATURAL Y LITERATURA.

LA ESFINGE EN PEIRCE,

EMERSON,

POE Y MELVILLE Fernando Zalamea Un...

Description

FANEROSCOPIA,

FILOSOFÍA NATURAL Y LITERATURA.

EMERSON,

POE Y MELVILLE

Fernando Zalamea Universidad Nacional de Colombia www.matematicas.unal.edu.co/~fzalamea

En A Guess at the Riddle (1887-88),

Peirce aborda el rango de aplicabilidad de sus tres categorías cenopitagóricas,

al recorrer los más diversos ámbitos del saber.

referencia a los secretos de la Esfinge debía servir de viñeta o epígrafe a su manuscrito.

Este artículo se divide en tres partes: (i) estudio de todas las referencias de Peirce a “the Sphi(y)nx” en los Collected Papers

(ii) aplicación de la faneroscopia triádica peirceana al estudio literario del poema The Sphinx (Emerson,

1841),

1851)

(iii) elaboración de una dialéctica genérica categorial (en el sentido de la teoría matemática de categorías – a no confundir con las categorías peirceanas) que englobe la tensión fondo/estructura ligada a la Esfinge.

Desde el punto de vista de otros temas conceptuales en juego,

especificaremos en la primera sección el interés metafórico de la Esfinge para la problemática peirceana de enlazar ideales asintóticos y cubrimientos parciales de lo real.

En la segunda sección,

discutiremos el contexto faneroscópico de los géneros –poema (1),

novela (3)– y seguiremos un tema con variaciones ligado a la Esfinge (luz,

pliegues naturales y dificultad de la visión) en Emerson,

Poe y Melville.

En la última sección,

introduciremos una suerte de “transformada cubriente de lo real” que permite acotar metódica y metodológicamente el tránsito entre los secretos de la Esfinge y sus develaciones parciales por medio de la “filosofía natural”.

FORMAS DE LA ESFINGE EN PEIRCE El sistema peirceano emerge a comienzos del siglo XXI como un orden general de la razonabilidad (“razón” + “sensibilidad” al estilo de Vaz Ferreira1),

particularmente atractivo si se le entiende como arquitectónica continua del saber,

capaz de romper con desgastantes dualismos y proclive al estudio de tránsitos de información entre contextos multiformes y variables.

En particular,

la suavización de las dicotomías ideal/real,

mente/cuerpo y hombre/naturaleza puede verse como uno de los grandes logros peirceanos,

al conseguir reintegrar las polaridades bajo conceptos más generales (cuasimente,

semiosis) que sirven para modular,

la diferenciación de los entes.

Dentro de esa arquitectónica de la contaminación y del flujo –tan cercana a muchas consideraciones transmodernas2,

por eliminar un voluble y prematuro “post”modernismo– la urdimbre recursiva compleja de las tres categorías cenopitagóricas resulta ser imprescindible.

La construcción de las tres categorías peirceanas puede verse como un verdadero continuo que recorre toda la obra del polígrafo norteamericano,

pero su emergencia y consolidación ocurre a lo largo de tres periodos principales: (a) la génesis misma de las categorías,

desde la lectura de Schiller y los escritos universitarios (1857),

hasta el tránsito general de las tríadas (1865),

pasando por el fundamental método de “prescisión” en la deconstrucción inversa de la cadena inferencial categorial,

para poder entender el tránsito entre lo múltiple y lo uno3

(b) la expresión formal de las categorías 1

Carlos Vaz Ferreira,

Lógica viva – Moral para intelectuales (1908-1910),

Caracas: Biblioteca Ayacucho,

1979.

Transmodernidad,

Barcelona: Anthropos,

2004.

Sobre un transmodernismo hondamente ligado a Novalis y a las raíces mismas de un romanticismo no trivializado,

véase Fernando Zalamea,

América – una trama integral.

Transversalidad,

bordes y abismos en la cultura americana,

Bogotá: Universidad Nacional,

cuya primera parte ha sido publicada en André de Tienne,

L’analytique de la représentation chez Peirce: la genèse de la théorie des catégories,

Bruxelles: Facultés Universitaires Saint Louis,

1996.

A nuestro modo de ver,

se trata de la más importante contribución a la bibliografía secundaria peirceana después de las asombrosas prefiguraciones de Murray Murphey.

en los artículos sobre el Uno-Dos-Tres (1885)4

(c) la aplicación universal de las categorías,

de manera continua y sin barreras artificiales,

a todos los ámbitos del saber y de la naturaleza,

a partir del A Guess at the Riddle (1887-88)5.

Nos ocuparemos aquí únicamente de esta tercera instancia,

en donde aparece explícitamente la Esfinge,

ligada a las incógnitas y los acertijos de la Filosofía Natural6.

A Guess at the Riddle,

una de las más osadas y celebradas especulaciones cosmológicas de Peirce,

presenta una versión genérica de la tríada 1-2-3,

que luego aplica a los campos más diversos: razonamiento,

física,

Se trata de una arquitectónica inferencial iterativa donde se fraguan algunas de las más originales propuestas peirceanas: combinatoria de las transferencias categoriales,

comprensión de la “fábrica de la filosofía” como red de redes de aproximación y cubrimiento al mundo,

evolución de las leyes del universo,

construcción de haces de hábitos,

doble reticularidad y acoples graduales entre signos del mundo y signos de la cultura,

tonos y tinturaciones de los conceptos,

tránsitos relacionales generales entre elipticidad e hiperbolicidad.

dinámica de las categorías cenopitagóricas permite construir entonces un cubrimiento de lo real mediante redes de representación progresivas y modales,

cubrimiento no absoluto que Peirce encuentra en la base profunda de toda forma de conocimiento.

A Guess at the Riddle aprovecha una amplia polisemia de los términos,

difícil de expresar en español: “guess” captura las ideas de conjetura,

mientras que “riddle” invoca acertijo,

Una conjetura ante la Esfinge podría ser entonces una manera adecuada de traducir su sentido elemental –“una adivinación de la adivinanza”.

Los manuscritos de Peirce sugieren que 4

Charles S.

Peirce,

Writings.

A Chronological Edition,

Bloomington: Indiana University Press,

1993,

242-247,

292-308.

Peirce,

Writings.

A Chronological Edition,

Bloomington: Indiana University Press,

2000,

165-210.

para englobar tanto al hombre y su mayor producción –la cultura– como al Cosmos natural mismo,

independiente de la humanidad.

A Guess at the Riddle debía abrirse haciendo referencia explícita a la Esfinge7,

al incluir una viñeta del monstruo sobrenatural y,

un fragmento de un poema de Emerson que parece haber motivado varias veces a Peirce: The old Sphinx bit her thick lip

-Said,

Of thine eye I am eyebeam.

Thou art the unanswered question

Couldst see thy proper eye,

Always it asketh,

And each answer is a lie.8

[La vieja Esfinge mordió su grueso labio – Dijo,

“Quién te enseñó a llamarme

De tu ojo soy tu faro [ojo luminoso].

Te acercas a la pregunta sin respuesta

Pudiste ver tu propio ojo,

Siempre preguntaste,

Y cada respuesta es una mentira.

So take thy quest through nature,

It through thousand natures ply,

Ask on,

thou clothed eternity,– Time is the false reply.”9

Lleva por tanto tu búsqueda por la naturaleza,

A través de mil pliegues naturales,

Pregúntale a la eternidad cubierta,– El Tiempo es la respuesta falsa.”]

En la segunda sección estudiaremos con más cuidado este fragmento y el poema del cual proviene,

desde el punto de vista de las temáticas peirceanas abordadas en A Guess at the Riddle,

es importante observar cómo la síntesis poética captura notablemente algunos de los temas esenciales para Peirce.

“Of thine eye I am eyebeam” invoca toda la semiosis peirceana,

la visión transitoria de los intérpretes y la luminosidad a la que pretende llegarse.

“Thou art the unanswered question” recuerda la incesante persecución de un sistema de conocimiento que sólo puede ser asintótico y que evade respuestas finales,

algo confirmado con los versos siguientes “Always it asketh,

Por otro lado,

la continuación del poema se adentra en lo más profundo del pensamiento peirceano: “So take thy quest through nature / It through 7

La presentación de los editores del Essential Peirce (Bloomington: Indiana University Press,

1998,

to be entitled «A Guess at the Riddle»,

with a Vignette of the Sphynx below the Title”.

La viñeta y el epígrafe no han quedado situados aún de manera canónica en los escritos publicados de Peirce.

Aparecen ahora al inicio (p.

iii) del volumen 2 del Essential Peirce.

1905/06).

La cita de Peirce tiene algunas pequeñas discrepancias con el texto original de Emerson.

Nuestra traducción cuasi literal se presenta al frente.

no citado por Peirce (al menos,

no en la edición de los Collected Papers).

Será básica para nuestros propósitos.

thousand natures ply” evoca la búsqueda extenuante de Peirce,

el estudio de los mil pliegues de la naturaleza y el ordenamiento general de esa diversidad mediante sus concepciones mayores –faneroscopia triádica,

La exploración de los cubrimientos complejos de lo eterno y la contemplación del lugar siempre evasivo del tiempo (“Ask on,

thou clothed eternity,– / Time is the false reply”) son,

algunos grandes temas románticos,

sobre los que volveremos más adelante,

que Peirce sitúa en el centro de las especulaciones de sus últimos años.

Los fondos etimológicos y mitológicos del término “esfinge” se encuentran en plena sintonía con las investigaciones peirceanas.

En efecto,

Esfinge deriva,

el músculo anular “esfínter”),

y encarna metafóricamente en el monstruo imaginario que anuda a la mujer y al león.

El tono enigmático (la tintura,

diría Peirce) de la Esfinge se origina a su vez en la magnificencia extraña de las representaciones egipcias,

dan lugar al ente sobrenatural que guarda la entrada a un lugar secreto cerca de la antigua Tebas.

Las respuestas apropiadas a los acertijos de la Esfinge (“Riddles of the Sphinx”) abrirían las puertas de secretos bien guardados.

Dentro de este marco,

la cercanía de Peirce con la Esfinge es inmediata,

pues comprender y desenredar los nudos del saber constituye sin duda una de las mayores tareas del filósofo norteamericano.

Todo su sistema tiende,

tanto a armar una taxonomía sofisticada de distinciones correlativas entre conceptos “anudados” (faneroscopia triádica,

clasificación de las ciencias,

como a construir contextos de disolución de posibles problemas mal planteados (objetivo de la máxima pragmaticista,

cercanía muchas veces señalada con el último Wittgenstein).

La riqueza de herramientas

introducidas por Peirce para desenredar,

desembrollar los nudos del conocimiento asegura su resonancia natural con la metafórica de la Esfinge.

Pierre Chartraine,

Dictionnaire étymologique de la langue grecque: Histoire des mots,

París: Klincsieck,

Agradecemos a Roberto Perry el habernos hecho conocer esta fuente inagotable.

Peirce se refiere explícitamente a la Esfinge en varios momentos de sus escritos.

Dentro de las colecciones publicadas en los Collected Papers y en Contributions to the Nation11,

la primera aparición (en orden cronológico) ocurre en A Guess at the Riddle,

cuando apunta que “three elements are active in the world: first,

Such is our guess of the secret of the sphynx” (CP 1.409-410,

Poco después,

Peirce invoca un fragmento del poema de Emerson en el contexto de una teoría de la cognición: partiendo de “«Of thine eye I am eye-beam,» says Emerson’s sphynx” (CP 3.404),

Peirce aprovecha para fustigar los métodos de ciertos supuestos investigadores que seguirían ciegamente las prácticas de sus predecesores.

En el mismo año,

en una de sus contribuciones a The Nation,

Peirce compara el gran problema de la continuidad con uno de los secretos hondos de la Esfinge,

burlándose de quienes no reconocen su complejidad: “The spectacle of Mr.

Alfred Sidgwick grappling with the problem of continuity is like an infant slapping the face of the Great Sphynx” (N 1.169).

En 1893,

Peirce vuelve a citar a Emerson,

ahora en el contexto de una discusión sobre las limitantes del conocimiento introspectivo: “The point to remember is,

that whatever we say of ideas as they are in consciousness is said of something unknowable in its immediacy.

The only thought that is really present to us is a thought we can neither think about nor talk about.

«Of thine eye I am eyebeam,» says the Sphinx14.

We have no reason to deny the dicta of introspection

but we have to remember that they are all results of association,

bits of instinctive psychology”.

También en 11

Seguiremos la aparición de la Esfinge aprovechando la edición electrónica conjunta de los Collected Papers y de las contribuciones a The Nation (Intelex Corporation,

1992),

instrumento fundamental para búsquedas que apunten a una cierta exhaustividad,

pero con el cual no se obtiene una adecuada fidelidad crítica o cronológica.

que la Esfinge debía aparecer desde el mismo proemio de A Guess at the Riddle (ver nota 7).

613),

la frase en cursivas aparece insertada posteriormente,

Existe allí un sinuoso orden de la invención,

entre las intenciones iniciales del autor (subtítulo en A Guess at the Riddle) y la ejecución compleja del texto.

Peirce utiliza indiscriminadamente las dos tipografías Sphynx (antigua) o Sphinx (moderna).

A su vez,

el término aparece en mayúsculas o minúsculas.

pero ahora en el contexto más general de la semiosis: “Symbols grow.

They come into being by development out of other signs,

or from mixed signs partaking of the nature of icons and symbols.

We think only in signs.

These mental signs are of mixed nature

the symbol-parts of them are called concepts.

If a man makes a new symbol,

it is by thoughts involving concepts.

So it is only out of symbols that a new symbol can grow.

Omne symbolum de symbolo.

A symbol,

In use and in experience,

Such words as force,

bear for us very different meanings from those they bore to our barbarous ancestors.

The symbol may,

«Of thine eye I am eyebeam».” (CP 2.302).

Discutiremos el crucial fondo conceptual de algunas de estas referencias peirceanas a la Esfinge en la tercera sección de este artículo.

En 1899,

en otra contribución a The Nation,

aparece una de las más bellas lecturas metafóricas peirceanas de la Esfinge: But concerning causes nature is not communicative.

They are the secrets of the sphinx.

She will vouchsafe no more than a terrible monosyllabic «no» to one guess after another whose making may have cost lives.

The invention of the right hypothesis requires genius--an inward garden of ideas that will furnish the true pollen for observation’s flowers.

And the framing of the hypothesis is merely the preparation for the main work of verification--of pressing Nature with question upon question until she is forced to a tacit confession

a work demanding the most varied powers,

above all that kind of observation which is called «shrewd».

(N 2.222-223)

La Naturaleza como Esfinge –que esconde sus secretos y se ve llevada a confesiones tácitas– y el “jardín de las ideas” –donde una cuidada recolección del polen lleva a la emergencia de las hipótesis correctas– incitan a las lecturas posteriores que realizará Borges sobre la Biblioteca y el Jardín15.

yo creí haberme criado en un suburbio de Buenos Aires,

un suburbio de calles aventuradas y ocasos visibles.

Lo cierto es que me crié en un jardín,

y en una biblioteca de ilimitados libros ingleses (...) Suelo pensar que,

nunca he salido de esa biblioteca y de ese jardín”.

Jorge Luis Borges,

Revista Sur No.

120-121,

Jorge Luis Borges: utopía y realidad,

Caracas: Monte Avila,

1983,

En 1903,

Peirce vuelve sobre la Esfinge,

pero ahora en el contexto casual de una reseña sobre un ensayo del pragmatista inglés Schiller: “The second essay is by Ferdinand C.

Schiller,

author of «The Riddles of the Sphinx,» and it is the liveliest,

En ese mismo año,

otra referencia involucra el término “esfinge” dentro de una discusión sobre sinsentidos autorreferentes en la semiótica: “If I say,

«This proposition conveys information about itself,» or «Let the term 'sphynx' be a general term to denote anything of the nature of a symbol that is applicable to every 'sphynx' and to nothing else,» I shall talk unadulterated nonsense” (CP 2.311).

También en 1903,

Peirce introduce el ejemplo de la Esfinge (“We know that the Sphinx was made by some king of Egypt”,

CP 7.625,

cursivas de Peirce) para discutir la indeterminación del cuantificador existencial.

Finalmente,

en un borrador a sus textos finales sobre faneroscopia (1905/06),

aparece la cita explícita más extensa de Peirce al poema de Emerson (ver arriba,

LA ESFINGE EN EMERSON,

POE Y MELVILLE Los versos citados por Peirce provienen del poema The Sphinx (1841) de Emerson,

incluido luego en sus Poems (1846),

una de las compilaciones literarias centrales para la formación del “canon”16 americano de mediados del siglo XIX.

Se trata de un poema iniciático,

situado al umbral17 de la compilación,

que pretende adentrar al lector a la problemática irresoluble de lo múltiple y lo uno18.

La “Eterne alternation”,

Para un brillante estudio de la época,

véase David S.

Reynolds,

Beneath the American Renaissance.

The Subversive Imagination in the Age of Emerson and Melville,

Cambridge: Harvard University Press,

1988.

Emerson,

American Literature 69 (1997),

547-570.

Morris enfatiza la importancia de la situación del poema,

para impulsar a abrir la razón y la imaginación.

el sentido de The Sphinx consiste en “la percepción de una identidad que une a todas las cosas” y su lucha contra “cada nuevo hecho que la rompe en pedazos y la vence mediante la variedad y la distracción”.

Véase Thomas R.

Whitaker,

“The Riddle of Emerson’s «Sphinx»”,

American Literature 27 (1955),

180).

deforma continuamente todas las cosas,

y el hombre intenta vanamente encontrar un camino dentro del laberinto (“The meaning of man

Muchas de las imágenes centrales del poema se concentran alrededor de la mirada –tal como sucede en el verso citado varias veces por Peirce,

“Of thine eye I am eye-beam”– y,

más específicamente,

llegan a evocar las limitantes de la visión: To vision profounder Man’s spirit must dive

To his aye-rolling orbit No goal will arrive.

[Para mirar lo más profundo El espíritu del hombre debe zambullirse

A su órbita siempre movediza Ningún fin llegará.]

De esta manera,

la temática abordada en The Sphinx coincide plenamente con la búsqueda peirceana de herramientas que permitan reintegrar lo diverso (categorías cenopitagóricas,

máxima pragmaticista) y de métodos que permitan ampliar la visión (semiosis universal,

El carácter escéptico del poeta (sombras,

media luz) contrasta con las construcciones parciales más positivas del científico (diagramas,

pero ambos pensadores coinciden en situar la importancia del lugar del hombre en la búsqueda misma de respuestas a los acertijos de la Esfinge.

Por otra parte,

el hundimiento en lo profundo –uno de los temas mayores del romanticismo y esfuerzo vital en Novalis,

explícitamente evocado en el verso de Emerson y retomado sin cesar en Moby Dick– aparece también en forma ubicua en el sistema de Peirce.

Las formas de representación de lo diferencial y lo integral,

de la contingencia y la profundidad,

se conectan con muchas de las expresiones literarias mayores del Renacimiento Americano: Emerson,

Hawthorne,

Melville,

Emily Dickinson,

Whitman.

Emerson,

se aboca al estudio de la trascendencia y la infinitud en el hombre común,

a través de una conducta ética y estética ejemplar ante la vida.

El equilibrio requiere poseer 19

Versión moderna del poema (situado también al inicio de la compilación) en: Ralph Waldo Emerson,

Collected Poems and Translations (ed.

Bloom & Kane),

New York: Library of America,

1994.

entonces una plena conciencia de ciertas tensiones polares subyacentes,

lo que enriquece la vida del hombre y su relación con el entorno.

La Esfinge combina lo particular y lo universal (“Thorough a thousand voices / Spoke the universal dame”),

y sirve de fluctuante y misteriosa guía para el hombre común,

La construcción de The Sphinx revela en su forma misma el complejo vaivén de multiplicidad y unidad en su contenido: cortos versos y octetos rimados que dan la impresión de diversidad,

pero que se enlazan en la unidad gracias a contrapuntos de sonoridades y de metáforas que se relanzan unas a otras.

Por otro camino totalmente distinto,

y jugando con la polisemia de los términos,

Poe aborda en el cuento The Sphinx (1846) las problemáticas de la (in)corrección de la visión y de los ajustes que deben realizarse entre el hombre y el mundo en sus formas de (des)conocimiento de las cosas.

En el cuento20,

Poe nos presenta a un melancólico personaje que,

en un cottage a orillas del Hudson,

intenta escapar de una plaga de cólera que se ha desatado en Nueva York.

Para ahuyentar sus sombríos pensamientos,

el protagonista se hunde en múltiples lecturas,

al frente de una ventana que da sobre el río

en una ladera adyacente aparece un monstruo repugnante,

que el asustado lector nos describe con lujo de detalles,

Pasan los días y el protagonista empieza a dudar de su razón,

hasta que comenta su visión con el pariente que lo ha acogido

éste se burla de la situación,

toma de la biblioteca una “sinopsis de historia natural” y procede a leerle “una sencilla descripción del género Sphinx,

La descripción del insecto coincide a todas luces con el monstruo percibido en la ladera unos días antes.

El enigma se resuelve cuando el pariente le muestra a su confundido huésped un sphinx que sube por un “hilo que alguna araña ha tejido a lo largo del marco de la ventana” y que,

por un desorden de la visión,

ha intercambiado con el supuesto monstruo.

Edgar Allan Poe,

en The Complete Tales and Poems,

New York: Penguin,

1982,

471-474.

Traducción española (Julio Cortázar),

Barcelona: Galaxia Gutenberg,

2004,

167-172.

La jugosa ironía de Poe le otorga al cuento todo su sabor,

el problema de las dificultades del conocimiento se conecta subrepticiamente con la acepción central del término “sphinx” en los secretos de la Esfinge.

En este caso,

la Sphinx se transforma en un intrascendente insecto,

pero los desajustes de la visión son tales que,

aún mediante un ínfimo representante de la Crepuscularia,

el hombre se enfrenta a situaciones que escapan a sus razones primeras.

Son fundamentales luego los correctivos21 de esas primeras percepciones,

la máxima pragmática en toda su fuerza,

y tal como propone Poe con su mezcla distintiva de distanciación irónica,

precisión poética y hondura romántica.

La hondura y la distancia ayudan a descreer de primeras

la precisión técnica y poética ayudan a dudar permanentemente.

Poniendo en cuestión nuestra capacidad de visión,

Poe indica también cómo ajustarla progresivamente para intentar conseguir una mayor fidelidad en sus representaciones,

así como en el saber ligado a esas representaciones.

Resulta muy nítida entonces la resonancia natural de este método con el pensamiento asintótico de Peirce.

Moby-Dick (1851) ha sido a menudo considerado como el paradigma mismo de “novela filosófica”.

La riqueza de la narración de Melville incorpora,

una compleja red de metáforas conceptuales,

cuestionamientos vitales y “filosofemas” poéticos de suprema originalidad.

El capítulo 70,

The Sphynx22,

empieza con una meticulosa descripción de cómo se decapita una ballena,

se desarrolla a lo largo de un potente soliloquio de Ahab ante la “cabeza negra y como encapuchada [que] suspendida así en medio de semejante calma,

parecía la cabeza de la Esfinge en el desierto”.

Ahab invoca “el secreto” de quien “ha sondeado más hondo” y ha “andado 21

Para otra lectura,

véase William S.

Marks III,

“The art of corrective vision in Poe’s «The Sphinx»”,

Pacific Coast Philology 22 (1987),

46-51.

Marks resalta,

el tema de la conexión mente/terror,

los desajustes de ojos y mente dan lugar a diversas formas imaginarias de terror.

Moby-Dick or The Whale,

Evanston: Northwestern University Press,

1988,

310-312.

Dentro de las muchas versiones al español,

la traducción de Enrique Pezzoni es tal vez la de mayor literalidad: Herman Melville,

Moby Dick o la ballena blanca,

Buenos Aires: Sudamericana,

1999),

388-390.

entre los cimientos de este mundo”,

discurre sobre la variedad de la experiencia a los ojos de quien ha “estado donde nunca bajó ninguna campana,

y se lamenta de su silencio: “¡Oh,

! ¡Has visto bastante como para reducir a polvo las estrellas y hacer de Abraham un incrédulo,

pero no pronuncias una sola sílaba

!” En una extrapolación final,

el capítulo termina enfrentándose a la problemática de los (des)enlaces hombre-naturaleza: ¡Oh naturaleza

! ¡Qué lejos de toda expresión está la analogía que os encadena

! El átomo más ínfimo que se mueve o vive en la materia tiene un sutil duplicado en la mente.

La “gran cadena del ser”23 y la continuidad asociada entre mente y naturaleza resurgen aquí bajo nuevas imágenes metafóricas.

La Esfinge emerge bajo inesperadas formas (balanza pascaliana: lo infinitamente pequeño en el insecto de Poe,

lo infinitamente grande en el leviatán de Melville),

deja atónito al hombre ante los misterios de la naturaleza.

La cabeza de la ballena –a pesar de estar “como encapuchada”,

sin vista y silente– convoca todo “ese espantoso mundo de agua”,

que parece escapar a nuestras más aten