PDF- Arts Foster Scientific Success, A -Guidelines for the production of scientific and - E-LIS repository - of Scientifc Literature y la Royal Society de Londres ( ) E1 intento de

ón de España al ((movimiento documental)) europeo de principios de siglo: la contribuci&oa...

Description

La incorporación de España al ((movimiento documental))europeo de principios de siglo: la contribución de la Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales de Madrid al Ynternational Catalogue of Scient-fic Literature ( 1904- 1 92 1 ) y la Unión Internacional HispanoAmericana de Bibliografla y Tecnología Cient$cas ( 1 9 10) GUILLERMO OLAGÜE DE ROS (") ALFREDO MENÉNDEZ NAVARRO (*) MIKEL ASTRAIN GALLART (")

SUMARIO 1.-La participación d'e la Academia d'e Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales d'e Madrid e n el International Catalogue of Scientlflc Literature (1904- 192 l') .

Fecha de aceptación: 25 de mayo de 1991.

Facultad de Medicina.

Avda.

18012.

Granada.

DPAMIS Acta Hispanica ad Medicinae Scientiarumque Historiam Illustmndam.

1992,

225-261.

ISSN: 021 1-9536

GUILLERMO OLAGÜE,

ALFREDO MENÉNDEZ y MIKEL ASTRAIN RESUMEN

La Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales de Madrid participó,

a instancias de la Asociación Internacional de Academias y de la Royal Society de Londres,

en una de las grandes empresas documentales de principios de este siglo: el International Catalogue of Scientzfic Literature (1904- 192 l).

José Rodnguez Carracido (1856-1928),

bibliotecario y académico de dicho liceo,

fue el encargado de suministrara Londres la información b i b l'i ~ g r ~ sobre c'a científicos españoles.

La falta de apoyo político contribuyó a que nuestra participación fuera problemática.

Sobre la experiencia adquirida,

la Academia de Ciencias de Madrid,

a través de Leonardo Torres Quevedo (1852-1936),quiso exportar el modelo organizativo británico al mundo hispanoamericano y creó la Unzón Internacional Hispano-Americana de BibliogaJa y Tecnologzá Cient$cas (19 1O),

un instituto,de documentación que también fracasó por falta de apoyo de los gobernantes españoles.

La única materialización del mismo fue el Vocabulario Tecnológico,

del que se acaba de publicar una segunda edición.

LA PARTICIPACI~NDE LA ACADEMIA DE CIENCIAS EXACTAS,

FÍSICAS Y NATURALES DE MADRID EN EL ((INTERNATIONAL CATALOGUE OF

SCIENTIFIC LITERATURE,) '(1904-1921) 1.1.

El olnternational Catalogue ofscientific Literature))y la Royal Society de Londres (1893-1921)

Tras el agotador esfuerzo de dirigir y editar un repertorio científico de cobertura universal,

el Catalogue of Scientlfic Papers ( l') ,

la Royal Society de Londres entendió que la continuidad de una obra bibliográfica de esta en-

antecedentes y desarrollo de este repertorio uid.: PREFACE.

(1867).

Catalogue of Scientijc Papers (1 800-1 863).

Compiled and Published by the Royal Society of London.

A-CLU.

London,

Printed by George Edward Eyre and William Spottiswoode,

III-VI (Reprint: Johnson Reprint Corporation-Kraus Reprint Corporation,

1965).

Este repertorio se publicó en 4 series (19 vols.) en Londres y Cambndge,

Incluyó trabajos procedentes de 1.500 revistas científicas aparecidos entre 1800 y 1900.

El índice temático se editó entre 1908 y 1914 (sólo incluyó las matemáticas,

La l.a serie cubre de 1800 a 1863 (6 vols.)

la 3.a (9 a 11): de 1874 a 1883.

El volumen 12 es suplementario para el período 1800 a 1883.

La 4.a serie (vols.

TULLY,

Libmnes and Collectors.

A Study ofBtblzography and the Book Trade in Relation to Science.

3.a ed.,

London,

The Library Association,

297-298).

La incorporación de España al ((movimiento documental))

vergadura sólo era factible desde la cooperación técnica y económica internacional.

La idea empezó a madurar en esta institución a partir de 1893

de tal forma que tras varias consultas a organismos científicos de diversos países,

al objeto de conocer el grado de apoyo que tendría ese posible nuevo repertorio,

la academia británica convocó una conferencia internacional en Londres a celebrar en julio de 1896.

A la misma acudieron representantes oficiales de aquellos países que habían respondido positivamente a la consulta de losfellows ingleses.

Concretamente,

estuvieron presentes delegados de la mayoría de los países anglófonos

John Shaw Billings por los Estados Unidos- y de otras naciones,

Alemania,

Italia y Méjico,

único país hispanoparlante que acudió a la llamada.

Las conclusiones adoptadas por los asistentes fueron todas favorables a la puesta en marcha del repertorio

se indizarían por autores y materias,

ya que se suponía que la obra debía estar al servicio del investigador.

Finalmente se estimó conveniente la edición en forma de libro y en «tarjetas»o fichas bibliográficas.

En cuanto a los posibles criterios utilizados para la indización temática de los trabajos a la única conclusión a la que se llegó,

fue al rechazo total a la clasificación propuesta por Dewey,

que había servido de base para que otro gran proyecto documental europeo y rival del británico

fundado en 1895 en Bruselas por Paul Otlet y Henri Lafontaine- vertebrara el ambicioso Répertoire Bibliopaphique Universel(2).Ello no quiere decir que no se recurriera también a una notación númerica que,

También ofrece una sucinta información: Catalogue of Scientific Papers.

En: RECORDofthe Royal Society ofLondon (The).

4.a ed.,

London,

Printed for the Royd Society by Momson and Gibb Ltd.,

Armstrong ofreció una síntesis de tono conciliador en la revista del Institut de Bruselas (The International Conference of the Royal Society.

Bulletin de l'lnstitut International de Bibliographie,

Un resumen de las conclusiones de esta conferencia en: ADLER,

Second Conference (1).

(11).

Science,

761770

(1902).

INTERNATIONAL Catalogue of ScientijZc Literature.

Meteorology including Terrestrial Magnetism.

VI (october).

London,

Harrison and Sons,

V-IX (Reprint:Johnson Repnnt Corporation,

1968)

Internationd Catalogue of Scientific Literature.

En: RECORD ...

(1940),op.

192-195.

en nuestro trabajo: OLAGÜE DE ROS,' G.

MENÉNDEZNAVARRO,

PULGAR ENCINAS,

En noviembre de 1896 la Royal Society nombró un comité,

Armstrong,

al objeto de que preparara un borrador de los principales problemas técnicos y de financiación con los que se debía de enfrentar la materialización del repertorio.

El boceto se presentó a discusión en una Segunda Conferencia,

que se celebró en Londres en el otoño de 1898,

con la concurrencia de delegados de los países anteriormente citados,

más otros nuevos.

La presencia más llamativa fue la representación enviada por el gobierno belga,

formada por Chevalier Descamps,

Paul Otlet y Henri Lafontaine.

Las intervenciones de estos tres miembros del Instztut de Bruselas estuvieron dirigidas a cuestionar algunos aspectos teóricos del proyecto que,

podían poner en peligro la viabilidad del mismo,

como la clasificación de las ciencias adoptada para poner en marcha el catálogo.

Chevalier Descamps,

entró en una fuerte polémica personal con Arthur Rücker,

Los delegados belgas incluso se abstuvieron de emitir su voto en algunas resoluciones.

Jean Bernouilli

Con todo,

las conclusiones de esta segunda conferencia fueron totalmente adversas a las propuestas de los representantes belgas: se estimaron cinco idiomas

-inglés,

italiano y latín- como los únicos válidos para la clasificación por temas de los artículos

se aprobó una estructura organizativa sobre la base de una oficina central y unas oficinas regionales,

ubicadas en los países colaboradores,

las cuales debían remitir la información bibliográfica a la Royal Society

cuya misión sería velar por la buena marcha editorial del catálogo y que se reuniría en Londres por lo menos una vez cada tres años

se crearon una serie de cargos directivos y de personal auxiliar (4).

El Consejo Internacional se reunió por vez primera en Londres en el verano de 1899 y acordó,

en aras de una mayor economía para el proyecto,

abandonar la idea de editar el catálogo en fichas separadas y reducir al máximo las entradas temáticas en el repertorio.

Convino también encargar a la Royal Society que se convirtiera en la Oficina Central,

al objeto de que a partir de 1901 pudiera editarse el catálogo.

Prats (1854-1931) y el Index Medicus Hispanus (1904-1 906): una contribución española en los inicios d'e la documentación científica.

Dynamis,

(4) ADLER,

(1899),

2 ) .

La incorporación de España al ((movimiento documental))

La tercera Conferencia Internacional (Londres,

a la que no asistieron representantes del gobierno belga,

sancionó los acuerdos adoptados por el Consejo Internacional y programó la celebración de reuniones universales con una periodicidad quinquenal para el seguimiento del catálogo.

En principio se estimó que tales asambleas fueran en 1905,

1910 y,

Del segundo de estos congresos Leonard C.

Gunnell,

delegado del gobierno americano y socio de la Smithsonian Znstitution,

publicó un informe en Science en 191 1 ( 5 ) .A esta segunda reunión acudió José Rodnguez Mourelo,

secretario de la Sección de Ciencias Físicas,

que como delegado oficial del Ministerio de Fomento nos representó en el Congreso Internacional de Química celebrado en mayo en Londres (6).

Problemas económicos que podían poner en peligro la continuidad de la obra se estudiaron exhaustivamente en este simposio

por motivos de ahorro se aparcó la edición de un índice decenal de la obra.

Por otro lado,

se ratificó en sus cargos a los miembros del comité ejecutivo,

que seguiría presidido por H.

Armstrong,

Henry Forster Morley,

al que se le asignó una suma de diez mil dólares para gastos,

además de su salario oficial.

Finalmente,

se sancionó el acuerdo establecido con la Zoological Society en 1905,

para que el Zoological Record,

repertorio que editaba dicha entidad,

se integrara en el propio International Catalogue y cubriera la letra N,

En 1902 se editaron los primeros volúmenes del repertorio,

inaugurando la publicación los correspondientes a la bibliografía botánica aparecida en 1901 (378 páginas,

más 14 de introducción,

Paul Otlet dedicó una nota para conmemorar el evento en el boletín del instituto belga,

aunque criticó que se hubiera renunciado a la impresión del mismo en fichas catalográficas y los criterios de indización (8).

(191 1).

International Convention of the International Catalogue of Scientific Literature.

Science,

7 13-7 18.

(1910).

Reseña d'e las tareas y Resumen d'e las actas del curso d'e 1909 a 1910.

En: ANUARIO de la Real Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales.

Madrid,

Real Academia d'e Ciencias,

formando en total 238 volúmenes.

El período d'e cobertura fue d'e 1900 a 1914,

aunque siguió editándose hasta 1921.

(THORNTON,

TULLY,

(1971),

(S) OTLET,

(1902).

Le Catalogue International d'e Littérature Scientifique.

Bulletin de l'lnstitut International de Bibliographie,

203-209.

GULLERMO OLAGÜE,

ALFREDO MENÉNDEZ y MIKEL ASTRAIN

Durante el primer decenio de siglo se celebraron con gran frecuencia reuniones de los distintos órganos directivos del catálogo.

Por ejemplo,

los días 23 y 24 de mayo de 1904 tuvo lugar una asamblea del International Council,

que precedió a otra de la Asociación Internacional de Academias celebrada entre el 25 y 30 de ese mes en los locales de la Royal Society.

Cuando se celebraron estas reuniones,

existían 32 oficinas regionales,

se habían distribuido nueve volúmenes impresos entre los suscriptores,

y se estaban preparando los materiales para acometer la tercera anualidad.

A la cabeza de los países suscriptores se hallaba Estados Unidos de América (1.236 libras esterlinas),

Inglaterra (7 65),

Francia (704),

Rusia (512),

India (47 l') ,

Italia (459) y Japón (225).

Desde la puesta en marcha del proyecto,

se habían remitido más de 340.000 fichas bibliográficas en 127 envíos,

que por países más prolíficos se distribuían así: Alemania (146.552 fichas),

Francia (46.702),

Gran Bretaña (43.484),

Estados Unidos (37.688),

Rusia (21.071) e Italia (13.473).

Nuevamente,

el consejo se volvió a reunir en julio de 1907 (9).

La finalidad de estas asambleas,

era controlar la buena marcha del repertorio,

resolver los problemas económicos y administrativos que fueran surgiendo,

y captar nuevos socios para el proyecto.

Al estallido de la Primera Guerra Mundial ya existían treinta y cuatro oficinas regionales colaboradoras del catálogo,

aunque por razones obvias la empresa sufrió un fuerte parón en su desarrollo durante estos años.

Al término del conflicto bélico la Royal Society estudió muy detenidamente el estado de la obra y concluyó que,

en vista de que los préstamos monetarios solicitados apenas se habían devuelto y que varios países aún no habían pagado sus sucripciones,

le resultaba imposible seguir más allá de la décimocuarta anualidad,

que sólo fue posible con ayuda de la Carnegie Foundation,

~and Industrial Research y de donantes privados (10).

Los problemas económicos no menguaron tras la firma del armisticio.

vid.: TAT actuel de I'lnternational Catalogue of Scientific Literature.

Bulletin de l'lnstitzlt Jnternatzonal de Bibliographie,

REPORT on the International Catalogue of Scientific Literature for the ((Conférence Internationale de Bibliographie)).

Brussels,

1908.

Bulletin de l'lnstitut International de Bibliographie,

en el curso de las sesiones del International Council celebradas ese año,

que consiguió de un préstamo a la tasa anual del 4% de interés.

International Catalogue of Scientific Literature.

En: RECORD ...

(1940),

La incorporación de España al ((movimiento documental))

septiembre de 1920 se convocó una reunión en Londres al objeto de decidir el porvenir del catálogo.

En lo que a la parte económica se refiere se sentó la necesidad de captar un importante capital,

para garantizar la publicación del International Catalogue hasta fines de ese año y fijar una cuota anual de entre 19.000 y 17.000 libras,

a cubrir por todos los países participantes en el tema.

Al año siguiente,

el tesorero de la Royal Society fue nombrado interventor de las cuentas del catálogo,

tomándose la decisión de suspender la publicación de nuevas series.

En 1935,

dado que la deuda contraída por la Royal Society ascendía a 12.725 .,

se acordó formalmente dar por imposible la recuperación de ese capital (1 1).

También contribuyó a esta decisión de interrumpir el catálogo el hecho de que algunos organismos internacionales que participaban en la empresa

lo que fue interpretado como un insulto por Henry E.

Armstrong,

Presidente del Comité Ejecutivo del International Catalogue (12).

.1.2.

El intento de colaboración del Instituto Central Meteorológico de Madrid en el «International Catalogue)) ( 1 894) A principios de abril de 1894 William Thomson (1824-1907),Lord Kelvin,

Presidente de la academia británica,

se dirigió epistolarmente al director del Instituto Central Meteorológico de Madrid,

recabando su opi&ón acerca de la posible participación española en el International Catalogue.

A la misiva de Lord Kelvin respondió Augusto T.

Arcimis y Werle (1844-19 1O),

director del mencionado organismo,

el 18 de mayo de 1894 (13).Arcimis consideró

(1918).

Letters to the Editor.

International Catalogue of Scientific Literature.

Nature,

International Catalogue of Scientific Literature.

En: RECORD...

(1940),

(1918),

Su obra científica impresa fue fundamentalmente divulgativa.

Desde 1893 el Instituto Central Meteorológico venía publicando un Boletln sobre el estado y predicción del tiempo referido a Europa occidental.

Para su confección se utilizaban datos procedentes de estaciones meteorológicas españolas y extranjeras.

Sobre Arcimis vid.: VERNET CINES,

Madrid,

Instituto de España-

GUILLERMO OLAGUE,

ALFREDO MENÉNDEZ y MIKEL ASTRAIN

el proyecto sumamente conveniente,

pero estimó que nuestro país prestaría escasa ayuda a su materialización: ((1d o n o t think that for t h e maintenance of t h e international central b u r e a u you will obtain money,

neither f r o m t h e Government,

nor f r o m Societies or particulars.

Indirectly by t h e purchase o f copies of t h e Catalogue is more probable)) (14).

La escueta noticia de Arcimis es la única información que poseemos de las intensas relaciones recíprocas que mantendrán la Academia de Madrid y la Royal Society londinense durante treinta años.

Resulta paradójico que ni en el liceo madrileño ni en el británico se han conservado fuentes documentales que testimonien esta vinculación,

o las que quedarán reflejadas en los libros de actas de la Academia de Madrid.

Siete años después,

Bibliotecas y Museos publicaba una breve nota sobre la marcha del catálogo internacional.

El autor de la misma

La Academia de Ciencias de Madrid y el «International Catalogue)) (1904-1 9 2 1 )

La participación de nuestro país en la confección del catálogo no se concretaría hasta diez años después del intento fallido de 1894.

El contacto se realizó a través de la Asociación Internacional de Academias (AIA),una orCátedra de Alfonso X el Sabio [Artes Gráficas Soler,

Una relación de los escritos de este científico en: PALAU DULCET,

(1948).

Manual del Librero HispanoAmericano.

Tomo 1.

Barcelona,

Librería Anticuana de A.

Palau,

Sobre el Instituto Central Meteorológico,

vid.: OBSERVATORIO Central Meteorológico (s.a.).

En: ASOCIACION Española para el Progreso de las Ciencias.

IV Congreso (1 5-20 de junio de 1913).

Reseña de los principales establecimientos [email protected] y laboratorios de investigación de Madrid.

Madnd,

Imprenta de E.

Anas,

99-108.

531,321.

Revista de Archivos,

Bibliotecas y Museos (3.a época),

258-259.

Dice entre otras cosas esta noticia: ((Entre las 20 naciones que figuran suscritas a cierto número de ejemplares,

desde los Estados Unidos con 68 hasta Victoria con 1,

no figura el nombre de España.

Tampoco figura español alguno en el Consejo Internacional ni en el Comité Ejecutivo.

Los títulos del Catálogo se traducirán en inglés,

La incorporación de España al «movimiento documental))

ganización fundada en 1899 por diversas instituciones científicas europeas junto a la de Washington,

y a la que la Real Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales de Madrid se incorporó en marzo de 1904 (16).

El ingreso de la corporación madrileña en la AIA fue promovido a comienzos de 1904 por buena parte de sus miembros.

El incremento en 15.000 pesetas de la consignación anual que dicha institución percibía de los Presupuestos Generales del Estado,

permitió acometer esta incorporación así como la edición de una publicación de caracter científico,

la Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales de Madrid (17).

La solicitud de ingreso se acordó formalmente en la sesión de 27 de enero de 1904 y el 9 de ábril de ese mismo año se daba conocimiento a los académicos de la respuesta afirmativa de la AIA.

En el período en que se formuló el ingreso correspondía la dirección de esta asociación a la Royal Society de Londres,

que actuaba en calidad de Academia Directriz.

Tal nominación fue hecha en abril de 1901 en el curso de la primera Asamblea General de la AIA celebrada en París (18).

La Academia Directriz era la encargada de gestionar los asuntos de la corporación de academias durante los tres años que trascurrían desde el nombramiento hasta la celebración de la próxima asamblea general que,

lógicamente,

tenía lugar en la sede de la Directriz.

Correspondió,

a la Royal Society la gestión del ingreso de la academia de Madrid y por ese motivo fue el propio Forster Morley,

director del International Catalogue y a la vez ((Chairman of the International Council))de la AIA,

el que COmunicó la aceptación (19).

¡Pobre España

Es dudosa la paternidad de Rodriguez Carracido de este texto,

si bien así lo ha considerado el ((índice)) acumulado de esta Revista.

ARRILLAGA,

Revista de la Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales de Madrid,

127-136.

Arrillaga da cuenta en este trabajo que la primera asamblea celebrada por la AIA tuvo lugar en París en la primavera de 1901.

José Echegaray,

en su calidad de Presidente de la institución madrileña,

fue nombrado delegado de esta en la Comisión Permanente.

LIBRO de Actas de la Real Academia de Ciencias.

N.O 22.

Curso 1903 a 1904,

sesión extraordinaria de 18 de enero y ordinaria de 27 del mismo mes,

94-96.

Ibidem.

Este es el texto de la comunicación dirigida al Presidente de la Academia de Ciencias de Madrid: ((Burlington House,

Piccadilly,

March,

29th,

1904.

Dear Sir: 1 have much pleasure to inform you that the Associated Academies of the International Association of Academies have unanimously agreed to the admission of the Real Academia de Ciencias,

as a constituent Academy of the Association in the Scientific Section.

for the current term of the Association,

GUILLERMO OLAGÜE,

ALFREDO MENÉNDEZ y MIKEL ASTRAIN

La presencia por vez primera de la corporación madrileña en una asarnblea general de la AIA tuvo lugar en la celebrada entre el 25 y el 30 de mayo de 1904 en Londres en los locales de la Royal Society.

Recordemos que esta reunión fue inmediatamente posterior a la que celebró en la misma sede el International Council del catálogo británico (20).

A ella acudió como delegado de la academia Santiago Ramón y Cajal,

elegido por la afinidad de su actividad con algunos de los temas a discutir en Londres,

como era la creación de laboratorios de investigación sobre el cerebro (21).

A su regreso,

Cajal informó a sus compañeros en la sesión de 2 1 de diciembre de sus actividades en Londres,

dando conocimiento de una carta entregada por Henry Forster Morley en calidad de Director del International Catalogue.

Acompañaban a esta carta varias muestras de los tomos ya editados del repertorio y un ejemplar de las instrucciones y reglas adoptadas para su confección.

La comunicación de Forster Morley,

de la que no se guarda copia en los archivos de la academia de Madrid,

indicaba la conveniencia de que España no quedara apartada de este proyecto.

Por ello,

Forster Morley solicitaba la cooperación española,

concretada en dos puntos: 1 .O la suscripción con carácter anual al International Catalogue y 2.0 la apertura de una oficina nacional encargada de captar y remitir a la Royal Society la información bibliográfica (22).

Chairman.

This General Assembly opens on Wednesday,

Mai 25th,

and i enclose a provisional programme of the events of the week.

1 remain,

Very faithfully yours.

Forster.

Chairman of the International Council)).

Ibidem,

sesión extraordinaria de 9 de abril de 1904,

132-133.

apoyándose la siguiente resolución: «La Asamblea reconoce el gran valor del Catálogo Internacional de Literatura Científica y lo importante que es ayudar a la realización de la obra,

darla a conocer con profusión y hacer que sea eficaz y completa,

pidiendo a las diferentes Academias aseguren la catalogación de todos los artículos científicos en el momento de su publicación,

conforme al sistema adoptado por la Sociedad Real de Londres)).ARRILLAGA,

(1905).

Asociación Internacional de las Academias.

Actas de la Asamblea reunida en Londres en mayo de 1904.

Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas,

Físicas y Naturales da Madrid,

203).

A la reunión también acudió un representante de la Academia de la Historia.

N.O 22.

Curso 1903 a 1904,

sesión extraordinaria de 9 de abril de 1904,

Se acordó conceder una «ayuda de costa)) de 3.000 pesetas para pagar los gastos que generasen los desplazamientos y estancias de Echegaray

132).

N.o 23.

Curso de 1904 a 1905,

sesión de 21 de diciembre de 1904,

66-68.

La incorporación de España al «movimiento documental))

En la discusión que siguió a la exposición de tales iniciativas participaron activamente Ramón y Cajal,

que ((recomendóvivamente a la Academia que aceptase ambas propuestas))(23),

quien propuso a la biblioteca de la academia como núcleo en torno al que realizar la recogida y envío de las papeletas o notas bibliográficas (24).

Respecto a la suscripción,

el propio Forster Morley manifestaba en su carta que en el resto de países europeos adheridos al proyecto era el Gobierno de cada nación el que corría con los gastos de la misma.

Cajal señaló que,

ante la imposibilidad de que la Academia se hiciera cargo

Of What Value is a Scholarly Writing Course for Doctoral Students?

The value of libraries for research and researchers

The original (first edition of) The Fundamental Values project was generously supported by the William and Flora Hewlett Foundation and recognized Sally Cole,  A “scholarly” or “academic” journal publishes articles written by experts for experts that are “peer reviewed ” What is peer review? Peer review is a

OF WHEELS AND TRACKS: EXPERIENCES WITH HEAW EXCAVATING EQUIPMENT

Understanding Car Crashes: It’s Basic Physics!

childrensmuseum sites default files hot Wheels–themed Gasoline alley and learn how racing teams design full size cars and tracks for both speed and safety Visitors learn how state of the art engines work and join a pit crew to learn how a top notch crew contributes to

Oferecemos uma ampla gama de tratamentos entre os que podemos destacar:

Perfeitamente integrados A nova gama de sensores da - contimetra

tratamento de água de processo e efluentes para ampla gama de soluções tecnológicas para a produção oferecemos soluções para a produção de água ATÉ O CONTROLE DE ENCHENTES E TRATAMENTO DE ESGOTO, Essa linha VTP proporciona a mais ampla gama hidráulica e

Oferecer aos futuros professores, através de recursos audiovisuais, um dos instrumentos indispensáveis ao exercício eficiente do magistério,

O futuro da sala de aula - Howard Gardner

PDF Desenvolvimento de Jogos Educativos Como Ferramenta Dialnet dialnet unirioja es descarga articulo 6170602 pdf PDF A IMPORTÂNCIA DA PRÁTICA DO ESTÁGIO SUPERVISIONADO revistaunar br n1 3 a importancia da pratica estagio pdf PDF O

Oferta Comercial SEPTIEMBRE 2015

BOJA - Gorca

PDF Boletín Ofertas 34castillalamancha fspugt es files Boletn Ofertas 2050929 pdf PDF División Económica Diciembre 2015 Banco Central de Nicaragua bcn gob ni publicaciones Estado Economia 2016 pdf PDF Más oferta y novedades en BISUTEX septiembre 2015

OFERTA. Czym jest system QUAN-MED?

contents - Springer Link

PDF OFERTA CENOWA Czym jest system QUAN MEDTM Quan pl quan pl media QUAN PL 20 20Oferta 20dla 20przychodni pdf PDF quan medtm Quan pl quan pl media QUAN PL 20 20Oferta 20dla 20reklamodawcow

OFERTA DE ACTIVIDADES EXTRALECTIVAS Microsoft. [Seleccionar fecha] Autor: COLEGIO INTERNACIONAL ALMINAR

Actividades Paraescolares - Jesuitas León

PDF Actividades extraescolares Mundo Escolar mundoescolar 140 a8a55866 9779 4268 8bc3 8bb2fd270a3c pdf PDF Untitled Ayuntamiento de Cosladacoslada es visorImagenes do; 7 microsoft actividades PDF ranking de los 50 mejores colegios privados y

Oferta de plazas de prácticas externas EII (Modalidad I) (actualizado a 04/08/2014)

normativa practicas externas - Facultad de Medicina - Universidad

OFERTA PLAZA PRACTICAS SEGUNDO CUATRIMESTRE (FEBRERO MAYO 2019) SERVICIOS CENTRALES DEL MAEUEC UNIDAD PLAZAS prácticas con la Universidad, y se nos valide para poder publicar ofertas 2 el número de plazas que ofertamos para cada titulación, hasta llegar al total de 

Oferta de titulaciones

Oferta de titulaciones - IES FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS

gradomania microsites notas de corte Oferta de titulaciones Listado el 21 05 2018 MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE Página 2 Notas > Oferta = S L Sin límite, carece de límite de plazas para el acceso a la titulación > n d Dato

Home back Next

Arts Foster Scientific Success - Psychology Today

and crafts avocations than Royal Society and National Academy of Sciences members, who were in turn significantly E L Thorn Artistic ability, as in music, painting, or literary cre scientific creativity is common enough that Ramon y

https://www.psychologytoday.com/files/attachments/1035/arts-foster-scientific-success.pdf

A review of literature on evaluating the scientific - Oxford Journals

Budapest, Hungary, 8Data Archiving and Networked Services, Royal Netherlands Barcelona, Campus de la UAB, Plac¸a Cıvica, s n, 08193 Bellaterra, Barcelona, Spain scholarly literature on the evaluation of the scientific, social, and

https://academic.oup.com/rev/article-pdf/doi/10.1093/reseval/rvx025/18764157/rvx025.pdf

Nanoscience and nanotechnologies: opportunities - Royal Society

summarise the current state of scientific knowledge It also reviewed published literature Although this 'positional assembly' offers greater con trol over 

https://royalsociety.org/~/media/Royal_Society_Content/policy/publications/2004/9693.pdf

Long-term variations in the aging of scientific literature: From

Oct 18, 2007 Science Metrix, 1335 avenue du Mont Royal E , Montréal, Québec, H2S de recherche sur la science et la technologie (CIRST), Université

http://www.science-metrix.com/sites/default/files/science-metrix/publications/long-term_variations_in_the_aging_of_scientific_literature_post_print_0.pdf

Using Scientific Literature in Biology Courses I Types of Literature II

By reading scientific literature, you will see examples of the writing style by which scientists E S (P rin t o r e le ctro n ic) Journal Article Article types [hard copy, peered review, electronic, Royal Society of Chemistry n d ChemSpider  

https://earlham.edu/media/3049941/biocite.pdf

Knowledge, networks and nations - Snowball Metrics

Global scientific collaboration in the 21st century K n o w le d g e , n e tw o rks an FRS, a Royal Society Research Professor, and peer reviewed literature

https://www.snowballmetrics.com/wp-content/uploads/4294976134.pdf

<